El centro comercial del Calatrava sale a subasta pública en internet

El centro comercial del Calatrava sale a subasta pública en internet

Los administradores valorarán las ofertas que se reciban durante los próximos dos meses.

El Calatrava salió este viernes 7 de mayo a la venta en internet. La plataforma de Wolters Kluwer GIOCONDA ya está haciendo publicidad de la venta del edificio en su portal de subastas. Aunque la plataforma recoge su valor de mercado (10.270.000 euros) este no es el precio de salida del inmueble. Quien quiera hacerse con el centro comercial deberá presentar su propuesta ante el  despacho encargado del concurso de acreedores, Prendes & Caicoya, que será quien escuche y valore las ofertas por el edificio.

Sobre el centro comercial se estarán recibiendo ofertas online durante 60 días de manera ininterrumpida como forma de intensificar la búsqueda de un inversor que relance ese singular espacio. De momento, y como estaba previsto en el plan de liquidación, los administradores tratan de encontrar una oferta con la que pagar lo máximo posible a sus acreedores, a los que  se les adeudan más de 9,5 millones de euros.

La idea de la administración concursal es obtener una cifra por el centro comercial lo más cercana posible a esa deuda millonaria. Según fuentes conocedoras de la operación, los únicos  interesados conocidos hasta el momento (el grupo Eurofund) planteaban como principales escollos a resolver para convertir en viable el negocio sus elevadas cargas fiscales. El IBI del edificio ascendió en 684.394,09 euros el año pasado y el resto de cargas mensuales ascienden ahora a un total de 785.300 euros anuales. En total, los gastos del edificio, cerrado, ascienden a casi un millón y medio de euros. Una cantidad sustancialmente menor de lo que suponían antes de que los abogados se hicieran con el poder de la empresa RPPSE Espacio Oviedo para llevar a cabo su  liquidación, pero que sigue siendo muy elevada.

De no encontrar un comprador que ponga sobre la mesa una cantidad que sirva para contentar, como mínimo, a los principales acreedores del concurso, el Ayuntamiento ya ha hecho pública su  voluntad de salvar el antiguo centro comercial convirtiéndolo en un gran recinto ferial. Siempre y cuando el precio del edificio de Santiago Calatrava caiga lo suficiente para hacerlo atractivo, una  perspectiva que está condicionada al desarrollo del concurso y, por lo tanto, lejana en el tiempo.

Los grandes acreedores, el fondo Varia Structured Opportunities (al que se le adeudan 5 millones) y el propio Consistorio Ovetense (2 millones) pueden poner pegas a ofertas que no sirvan para  compensar sus créditos que, por tener hipotecas sobre el edificio, deberían ser compensados.

Fuente: La Nueva España

3 629