El centro comercial Calatrava adeuda más de 9 millones de euros

La valoración que el administrador ha entregado en el Juzgado estima que el precio de mercado del inmueble ronda los 10 millones de euros.

El esqueleto que se levanta en el barrio de Buenavista es, hoy, un pozo sin fondo de deudas. La valoración que el administrador concursal hace del inmueble diseñado por Santiago Calatrava, en el que, la hasta ahora propietaria desembolsó unos 113 millones de euros, estima que su precio de mercado ronda los 10 millones. La empresa presenta además, deudas que superan los nueve millones, un pasivo millonario que corresponde a veintisiete acreedores.

A la hora de sacar el antiguo Modoo a la venta, el administrador concursal, que ya ha presentado el plan de liquidación ante el juzgado, tratará de conseguir el mayor precio posible por el centro comercial. Como mínimo, intentará que un eventual comprador ponga más de 7 millones de euros sobre la mesa. Con ellos, se podría hacer frente a las deudas que la empresa tiene con un fondo de inversión suizo (5.192.236,90 euros) y el Consistorio ovetense (2.033.716,79), que no solo son los acreedores mayoritarios del concurso, sino también los primeros que tienen que cobrar, al tener hipotecas sobre las parcelas que componen la galería comercial.

Según algunos documentos, el pasivo de RPPSE –la última empresa dueña del centro– se compone de deudas de muy diversa índole con los acreedores. El grueso le correspondería al fondo Varia Structure Opportunities quien, en 2019, habría concedido un préstamo de cuatro millones de euros a la propietaria del Modoo, a los que se habría sumado un millón más de deuda en concepto de intereses durante estos años. Al Ayuntamiento de Oviedo, tal y como adelantó este periódico, RPPSE le debe dos millones de euros por el sucesivo impago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles. Cada año que pasa, la propietaria tiene que ingresar en las arcas municipales unos 660.000 euros. El otro acreedor millonario es El Corte Inglés, a quien la propietaria del Modoo adeuda casi un millón y medio de euros desde enero de este año, en concepto de la compraventa de los locales que la empresa de origen asturiano tenía en el centro comercial. Tras las grandes deudas aparecen facturas comerciales con diferentes empresas de limpieza, seguridad, consultoría o abogacía. Entre ellas, destacan la que RPPSE tiene con Arnicio Restauración, propietaria del Burger King del Calatrava, el negocio que resistía abierto en el centro hasta hace unas semanas. A la franquiciada, la dueña del Calatrava le debe 48.133 euros por el contrato de arrendamiento del local. Otra vieja conocida que aparece en los créditos del concurso es Global Scopes Spain, propietaria del aparcamiento situado en los bajos del centro comercial y también en concurso de acreedores. A la dueña del parking se le adeudan 155.237 euros por el impago de las rentas que la propietaria del centro debe abonarle mensualmente.

Las deudas reconocidas por la empresa al entrar en concurso de acreedores rondaban los ocho millones de euros. Después de que la administración concursal, el despacho de abogados Prendes & Caicoya, recabase toda la información, la cifra ha ascendido hasta los 9.094.487,35 euros. Una cantidad que volvería a incrementarse notablemente si no se encontrase un comprador antes de que acabe el año. Mensualmente se siguen devengando gastos y, de llegar 2022 sin que medie una solución, se sumaría otro IBI, lo que llevaría las deudas de la empresa hasta los diez millones de euros. Una cifra que está peligrosamente cerca de la tasación encargada por el administrador concursal. La empresa había valorado las más de 60 parcelas que componen el fracasado centro comercial en unos doce millones de euros. Tras la declaración del concurso, el administrador encargó varias tasaciones, optando finalmente por la menos elevada, que estima su precio de mercado en 10.270.000 euros. En el activo de RPPSE también se encuentran el estudio técnico que encargaron para remodelar el inmueble, que cuenta con un valor de 227.000 euros, que el eventual comprador podría utilizar para darle una nueva vida a la galería diseñada por Calatrava. En el banco, la empresa solo tiene unos 200.000 euros, que evidencian la falta de liquidez que motivó su entrada en fase de liquidación.

La venta

Fuentes cercanas a la administración concursal admiten que, de momento, el despacho de abogados no tiene ofertas sobre la mesa, pero sí “ varios pretendientes”. Desde que se dio a conocer que la propietaria del centro comercial entraba en fase de liquidación, diversos fondos de inversión habrían mostrado interés en hacerse con el centro comercial. Mientras el activo del centro supere al pasivo, la inversión puede parecerle rentable para quien tenga el músculo financiero necesario para ofertar los millones necesarios con los que hacer frente a las deudas de RPPSE.

La opción prioritaria para el despacho que se encarga del concurso es que el eventual comprador se haga con “la unidad productiva”, es decir, el centro comercial en su conjunto. Si no se lograse esta opción, se llegaría a una situación en la que el inmueble tendría que salir a subasta parcela a parcela. Y, si esto tampoco llegase a buen puerto, el fondo suizo al que RPPSE Espacio Oviedo adeuda más de cinco millones de euros y el Ayuntamiento podrían ejecutar las hipotecas que tienen sobre los diferentes locales que componen el edificio. El crédito hipotecario de Varia Structure Opportunities afecta a la totalidad del inmueble, mientras que el Ayuntamiento solo tiene derechos sobre tres parcelas del mismo. Una de las parcelas afectas por la garantía del Consistorio es la más grande del centro, valorada antiguamente en casi veinte millones de euros pero que hoy vale poco menos de dos (1.801.136,21 euros). Los otros dos espacios sobre los que el Ayuntamiento ovetense conserva derechos valen poco más de 7.000 euros.

Fuente: La Nueva España

2 154